Imprimir

Cuando nos relajamos con la vida y dejamos de empujar en una única dirección, permitiendo que suavemente ésta nos invite a avanzar, nos damos cuenta de que todo es mucho más fácil, más placentero, más nutritivo.
No necesitamos estar continuamente empeñados en ir en una determinada dirección (algunos creen que sí, siempre), puede ser una forma de vivir si así lo deseas, desde aquí animo únicamente a pararse de vez en cuando, cuando algo no fluye y observar cuál es el movimiento y el ritmo que nos ofrece en esos momentos la vida, sin juzgarlos ni molestarnos, y dejarnos llevar, por el aprendizaje o por el gozo.
Sin mayores  pretensiones, sólo disfrutando o, al menos, en paz, sin lucha.
No creo que sepamos más de la vida que la propia vida y ya que somos ella, dejemos de obstinarnos con una única y pequeña visión de nuestro mundo que sólo hará de nosotros seres grandiosos metidos en un traje que se nos quedó escaso hace mucho tiempo.
Por ello, propongo crecer, expandirnos, avanzar, estirarnos hasta alcanzar esa nueva talla de ese soberbio traje de alta costura que se nos ha dado.

 

Ana Méndez, Proyecto Analea

Cervantes 11, 28229 Villanueva del Pardillo,

Telf. 649087811

e-max.it: your social media marketing partner