Imprimir

Comparto contigo los hábitos de mi día a día que me permiten disfrutar de la vida.

1. Rutina: para mí es indispensable mantener una rutina diaria que me permita estar centrada y equilibrada. La hora de acostarme y de levantarme, de comer, de trabajar (sobre todo cuando eres autónoma es indispensable poner límites al horario laboral)...

2. Meditar: sobre todo por la mañana y por la noche. Por la mañana para empezar el día con buen humor y por la noche para agradecer e integrar todo lo vivido.

3. Conversar con mis seres queridos: siempre hablo con mi pareja, mis amigos, mi familia... para mantener el contacto, saber de ellos y afianzar el vínculo. A veces mantengo conversaciones triviales, y otras veces más profundas y sinceras.

4. La vida está en la calle. Con el aumento de las redes sociales, nos pensamos que la vida social o incluso la vida personal se basan en estar permanentemente conectados a internet. Todo lo contrario. Es por ello que a partir de una hora apago el móvil, igual que el fin de semana. 

5. La alimentación. Desde que estoy cambiando el tipo de alimentación, me doy cuenta que estoy más activa, con mejor humor y más receptiva hacia la vida. No tomo apenas azúcares, que era donde me enganchaba. Siento bienestar cuando me alimento de manera saludable.

6. Leer: es mi pasión favorita. Me hace feliz. Sin más. Siempre recomiendo buscarse un hobby personal que haga sentir bien. 

7. Formarme: me sienta bien actualizar conocimientos y aprender nuevos. Tanto mi mente como mi espíritu me agradecen darles alimento.

8. Jugar con mi niña interior. La saco cada día y me dice lo que necesita además de estar dispuesta a pasárselo bien porque sí. Me siento tranquila y contenta cuando le doy un espacio.

9. No me comparo con los demás. En una sociedad realmente competitiva, lo usual es querer ser el mejor, el que tiene más éxito, más clientes, mejor casa... Es un fondo sin agujero. Siempre habrá alguien mejor preparado que yo, indudablemente. No obstante, tengo dones y talentos únicos como los tienes tú. Tengo una determinada personalidad y carisma. Una historia personal con experiencia de vida... Y todo eso es lo que me hace única. Compararme con los demás es una empresa donde siempre salgo perdiendo y no me lleva a ningún sitio constructivo. 

10. Voy a mi ritmo. Lo usual es ir corriendo, con prisas y sin tiempo. Ir a mi ritmo significa para mí respetar mis tiempos de descanso, de reflexionar, de hablar, de sociabilizar, de duelo... No permito que el tiempo social me marque mis tiempos interiores. 

11. Escuchar siempre a mis tripas junto con el corazón. Ellos son los que me indican el camino. Y seguir mis instintos e intuiciones me ha facilitado la vida.

12. Tomar decisiones. Es vital para responsabilizarme de mí: de mis actos, mis silencios, mis sentimientos... Tomar una decisión implica liberarse de algo. Y eso me produce bienestar.

13. Cerrar mis asuntos pendientes, ya sean del día a día o eventos del pasado. Personalmente, si no cierro algo que está abierto, irresuelto o sin acabar, me persigue un ruido interior de fondo que no se va. Así pues, suelo acabar la tarea que empiezo, cerrar las tareas de la semana los viernes, terminar una conversación...

Espero que te sea útil y encuentres aquello que te hace feliz.

No es una meta. Es el camino.

 https://www.sandragamero.com/

e-max.it: your social media marketing partner