Imprimir

La nueva visión del Sistema Geocrom parte del principio integrativo de que existe una red o campo unificado, por donde los campos mórficos y las ondas geométricas y lumínicas, circulan y estructuran la energía de todo lo existente.

El funcionamiento de la materia y de la psicología humana responde, es decir, "es sensible" a todo lo que recibe de este Campo Unificado, porque somos un todo indiferenciado con él y reaccionamos a esa gran red.

Todos los planos existenciales de la vida humana sintonizan constantemente con esa trama unificada y vitalista del universo.

Todo ser vivo tiene la capacidad de resonar con ese Campo Unificado. Un individuo tiene una capacidad innata de re-ordenación, que funciona en base al fenómeno natural de resonancia, de sintonía y acoplamiento de ondas o campos de energía. No somos insensibles o indiferentes a los campos energéticos del entorno, ni a la fuerza que desprende un sonido, o una forma determinada, o un color. Somos reactivos a todo ello, sensibles y reactivos tanto física, energética como psicológicamente.

Con las experiencias de la dualidad (la visión polarizada de bueno-malo, placer-dolor, luz-oscuridad, yang-yin…), con nuestra visión mecanicista y con todas las interferencias interpretativas del ego humano, hemos ido perdiendo esa sensibilidad, esa conexión con la Unidad, con Eso que no está dividido.

Sin embargo en nuestra conciencia, en nuestra memoria genuina o esencia, seguimos poseyendo ese don, ese enorme y eterno potencial universal de ordenar y re-armonizar, de amor, lucidez, plenitud y sabiduría, puesto que la fuerza vital de la Armonía es nuestra composición esencial y espiritual; así, el fenómeno de las proporciones, la armonía y la geometría es el lenguaje del alma.

Los códigos Geocrom en definitiva son como un abecedario, un lenguaje, son códigos que nos 'informan' de las leyes armónicas. In-formar es proporcionar forma, patrón, pauta o guía. Por eso dichos elementos terapéuticos corrigen patrones anómalos, o despiertan potencialidades dormidas de armonía.

La sagrada geometría es contemplada como el tejido de la creación misma; la geometría ordenada y estructurada es el plano que sostiene los diversos aspectos vibratorios de la creación, por eso la llaman ‘sagrada’. Todo lo existente, es decir materia y energía, puede ser modelado por la geometría y sus proporciones armónicas.

Los 77 arquetipos Geocrom se consideran hoy en día como una herramienta de física cuántica aplicada, pues son las matrices, los instrumentos de geometría lumínica, son patrones ondulatorios que en definitiva reestructuran el propio tejido de cada ser, ya que somos entes insertos también en este Campo Unificado de materia, energía y conciencia.

La física avanzada expresa que existe un tejido holográfico que sostiene la creación. La Realidad es de naturaleza holográfica y además está íntimamente vinculada a la conciencia humana y a la fuerza creadora del pensamiento. Los patrones geométricos, angulares y circulares, también poseen características holográficas.

Los planos geométricos que empleamos con los Arquetipos Geocrom, son los 'prototipos' de los cinco sólidos platónicos, los elementos geométricos básicos que conforman todas las formas volumétricas; sin la pauta del ‘pentágono’ no se puede generar un dodecaedro, sin los triángulos, no existiría ningún icosaedro, y así ocurre con los 5 sólidos platónicos; así que primero debemos integrar las figuras básicas planas, el abecedario geométrico.

Cada polígono geométrico es un oscilador armónico con una carga y una impronta diferente; cada figura, ya sea triángulo, pentágono, heptágono, círculo… cada patrón de orden, posee unas características diferenciadas que vienen dadas por el número de ángulos, la mayor o menor amplitud de estos, por sus aristas más largas o más cortas, unas fronteras éstas, unas líneas que son como las membranas que separan el contenido armónico del arquetipo, de su espacio exterior, donde estamos los seres humanos relacionados con esas formas.

El ser humano, y cualquier ser vivo, es reactivo tanto a la geometría como a la luz y sus frecuencias de color, dos fenómenos procedentes de esa Fuente universal de Vida.

Sanar memorias, purificar y reconectar con la Fuente, son acciones profundas que nos aportan siempre las aplicaciones del método de la Geocromoterapia, pero en un nivel más cotidiano, es en nuestro "cambio psicológico" en lo que más notamos los efectos inmediatos de esos códigos de geometría lumínica.

 

 ©  Marta Povo, 2014

www.institutogeocrom.net

www.martapovo.es

www.medicinadelhabitat.com

www.csisjardin.com

 

mail: instituto@geocrom.com

Tel:  93 3190517  / 93 1701652

e-max.it: your social media marketing partner