Imprimir

Si te preocupas, es que tienes tiempo y la mente ociosa para poder hacer eso. Normalmente por lo que te ocupas anticipadamente y te llena de angustia o ansiedad, no ocurre, y en el peor de los casos ocurre porque lo atraes, así que deja ese hábito dañino e improductivo de lado y deshazte de él porque no acarrea más que sinsabores.
Si te preocupas, es que tu mente no tiene nada mejor que hacer y se va al futuro a enredar, básicamente con historias que dan más miedo que vergüenza y, en la mayoría de los casos, que nos perturban y arrebatan nuestra paz interior que vive en el presente y no entiende de futuromiedología.


Practica con tu mente ocupar esa energía de la preocupación en algo más creativo, más divertido, planifica algo, un proyecto, un viaje, pero deja de abandonarte al estrés que produce ese futuro aterrador que sólo está en tu cabeza, insisto, en el 99% de los casos no ocurre y en el otro 1% sucede por atracción (puede que no sea ésta la proporción, pero para el caso que nos ocupa, da igual).


Ejercita escenarios maravillosos, llenos de luz y magia, de esplendor, de amor, de felicidad, abundancia y plenitud, te va a llevar el mismo tiempo que recrear el escenario más nefasto y, por contra, te aporta serenidad de espíritu.


Tú eliges, pero recuerda que puedes hacerlo, siempre, sólo es necesario darse cuenta de que puedes decidir en qué pensar y ya sabes que la calidad de tus pensamientos dirige la calidad de tu vida.
Crea la vida que deseas ahora y siempre, todo irá bien.

Ana Méndez, Proyecto Analea

e-max.it: your social media marketing partner